Ambiente en Artealdea

Artealdea 2018. Tercer y último movimiento.

publicado en: Conciertos, Música | 0

En esta última parte, os hablaré un poco de las actuaciones. Que son de lo más variadas. Porque os recuerdo que Artealdea es un festival de las artes escénicas.

 

El día anterior a nosotros, el sábado 4, había un par de coros gospel, uno de Vigo y otro que venía, como nosotros, de Madrid. No pudimos verlos, porque bajamos a Mondariz a ensayar un poco, en la terraza de un bar.

 

¿Que cómo se acaba ensayando en un sitio así?

 

Bueno, resulta que el sábado por la mañana, algunos nos fuimos a bañar a una poza cercana, para refrescarnos:

 

Poza en el río cercano a Piñeiro
¡Poza refrescante para soportar el calor!

 

El agua estaba estupenda, la verdad, se notaba el calor. Creo que cualquier otro verano estaría súper fría.

 

Otro grupo decidió bajar a ver Mondariz. Y cerca de la plaza, comieron en el bar pegado al centro social. El sitio se llama «La cuchara, tapas y tragos». Es una concesión, y los baños los tiene en el centro social.

 

El caso es que fueron muy amables con nuestros compis, y hablando, hablando, cuando se enteraron de que necesitábamos ensayar, pero en la aldea no se podía por logística, les dijeron que podían llamar al alcalde, que estaba de vacaciones, para ver si nos dejaba el salón de actos. Como no fue posible porque a las 18:00 estaba ocupado, les ofrecieron la terraza. Así que nos bajamos todos allí.

 

Walter Sax Academy big band
¡El grupo al completo! (foto cortesía de Isa, en primer plano)

 

Aquí es donde llegó Petra, que nos iba a echar una mano con la percusión, ya que ella toca el cajón. Sí, puede sonar curioso porque es holandesa, ¡pero lo hace de cine!

 

Al final se nos hizo tarde, y terminamos cenando en un restaurante de la zona. Pasando antes por la plaza, que tenía puestecitos de productos made in Galiza 🙂 . Buenísimos el chorizo y la pechuga de gallo. Sí, de esos gallos que empiezan a cantar al amanecer y no callan hasta el mediodía :O .

 

Y éste fue el motivo por el que nos perdimos las actuaciones del sábado.

 

El domingo por la mañana también hubo dispersión entre nosotros: hubo quienes repitieron poza, y otros nos fuimos al balneario de Mondariz. Terminamos en el «Palacio del agua», donde por 22 eurillos accedes un par de horas al spa de chorros y saunas.

 

Circuito de agua en Mondariz
Para el spa relajante

 

Lo que más me gustó fue una zona circular intermedia, donde había una corriente y dejándote llevar dabas vueltas y vueltas, ¡qué divertido! Podéis verlo en el vídeo, es el segundo círculo de la piscina central.

 

Por la tarde, hicimos prueba de sonido a las 17:00, y las actuaciones empezaron sobre las 20:00.

 

Programación Artealdea 2018
Cartel de toda la programación del festival de Artealdea del 2018

 

La primera actuación fue de unas chicas, que se hacen llamar Payasos Cián, con el espectáculo Polifacéticos Estrambóticos, y actuaron con instrumentos hechos con bidones de agua, cucharas… ¡Creo que son habituales!

 

Las dos siguientes fueron un poco improvisados, porque parece que se había caído la actuación oficial. A uno de los que venía a llevar huecos en la big band, Dani, conocido de ellos y que estuvo con la «delegación» de hace dos años, le pidieron que tocara alguna cosilla. Y como es un profesional y toca genial, se marcó el tema de Pequeña Czarda, de Pedro Iturralde. Así de memoria y sin despeinarse. Le salió genial, y cuando le pregunté que por qué había elegido ese tema, dijo que porque al ser poco conocido, es más fácil que no se note las improvisaciones intermedias que suplen a las partes que no recordaba en detalle. Eso es un profesional, y lo demás son tonterías. Seguro que había improvisaciones de ésas, pero yo no me la sé de memoria, así que no lo noté.

 

Después, actuó una cantante, que se hacía llamar Michaela. Un poco extravagante como buena diva que es. Lástima que no pudimos verla actuar, ya que estuvimos en la parte de atrás terminando de revisar los temas y afianzar los detalles. Hay que tener en cuenta que hubo gente que se sumó directamente al ensayo general, con lo que esta revisión vino muy bien.

 

Finalmente, nos presentaron, y allí salimos.

 

¡¡Vítores y aplausos para recibir a las estrellas!! Es broma, la verdad es que el público era un grupo muy majo, que nos aplaudieron mucho. Hubo algunos problemas con el sonido de la cantante, pero a pesar de ello, salió todo muy bien, y gustó mucho. Ya habéis visto que el programa era conocido y pegadizo, y muy alegre.

 

Concierto Walter Sax Academy big band en Artealdea
¡Las sección de trompas dándolo todo! (foto cortesía de Miriam)

 

Es más, luego una persona (no recuerdo de cuál de los otros grupos) me dijo que se notaba que nos llevábamos bien y nos compenetrábamos, y flipó cuando le dije que yo no era de la banda habitual, jejeje. ¡Y que había varios en mi misma situación! Pero ésa es la magia de la música.

 

La fiesta siguió después de la cena, ya que nuestro pianista, Edu, que tampoco es un habitual de la big band, se sentó al piano, para evitar que tocara solo y darle un poco de alma. Como había podido ensayar poco, tenía mono, y se marcó unos temas que hizo que reuniera a su alrededor a todo el pueblo. Magnífico.

 

 

Pianista improvisando Artealdea 2018
El pianista en su salsa

 

Al día siguiente, lunes por la mañana, ya nos fuimos dispersando.

 

Conclusión final: la experiencia fue muy positiva, a pesar de la logística no esperada e improvisada. ¿Volvería a repetir? Seguramente, sobre todo porque ya sé lo que hay, y puedo ir mejor preparada. De momento, ya estoy mirando wc químicos portátiles 😀 .

 

Espero haberos ayudado a conocer algo más de este festival, por si otro año os animáis a ir de público. O de artistas, quién sabe…

 

Bambalinas Artealdea 2018

Artealdea 2018. Segundo movimiento.

publicado en: Conciertos, Música | 0

Para ir a Piñeiro, nos organizamos en coches, pues está a más de quinientos kilómetros de Madrid. En el que yo iba salía el sábado tempranito. No pude ir el viernes, porque me fui al concierto de James Rhodes en El Escorial. Podéis leer la entrada que he escrito aquí.

 

Al llegar, nos encontramos un sitio singular. Se puede dormir en unas camas, o en unas tiendas que te dejan si las necesitas, todo con colchón, sábanas y mantas. En este sentido, creo que lo ideal es llevar tu propia tienda y tu saco y esterilla. Sobre todo, porque si hace taaanto calor como hizo estos días (a las 9 de la mañana ya estaba sudando), puedes salir y tumbarte bajo las estrellas. Y porque la primera impresión de la zona de camas, con camas sueltas y literas, es de un poco de desorden. En esa misma estancia hay también sofás y cosas, y queda demasiado enxebre, que dicen los gallegos. Y para las tiendas, tres personas que no son familia cercana durmiendo bajo la misma sábana, siempre da un poco de cosa. Para eso también es mejor llevar tu propio saco.

 

Tiendas en Piñeiro
Zona de las tiendas

 

La comida está incluida, y el agua se coge de un manantial que sale junto al pilón. Sale fresquita, fresquita. De hecho, si metes los pies en el pilón, te refrescas en nada, yo no aguanté mucho con ellos dentro. Mis compañeros guardaban allí las cervezas, y las sandías también estaban allí refrescándose.

 

La estructura general es en casitas, todas hacia arriba una detrás de otra.

 

La primera es donde, si no me equivoco, vive Gigi, y está al lado de la carretera. En el hueco entre ésta y la casita es donde se monta el escenario.

 

Después, está el comedor, otra casita para la cocina, y una final para los baños y dormitorios.

 

Y empiezo desde arriba a comentaros cada parte.

 

Los baños sí que son peculiares. En la misma casa de las camas, la parte de arriba es donde se duerme, y la de abajo es el baño. Hay dos lavabos, un par de espejos y alguna balda. En la parte del fondo, hay cuatro separaciones con plásticos. Todos tienen una cortina, de distintos tipos (tela, de baño…), para taparlos.

 

Los dos espacios de la izquierda son las duchas. No están mal del todo, y si está el calentador encendido, hay agua caliente. Yo creo que lo apagan de noche, con lo cual, si madrugas y te levantas antes que Gigi, te toca agua fría. De las dos mañanas que estuve, una tuve agua caliente y la otra no.

 

Ahora llega la tercera sección, que es el baño para el pis. Sí, en el mismo habitáculo, hay un bidé para mujeres, y un urinario para hombres. Aquí sólo se hace pis, y el agua hay que dejarla correr durante 30 segundos, porque se une al conducto por donde se va el agua de la ducha y salen al exterior :O .

 

El último cubículo es el wc para las heces. Yo lo primero que pensé es que necesitaba una escalera para subir. Está muy, muy alto, y después de usarlo hay que echar serrín. Todo muy rudimentario, pero sin pizca de intimidad y quizá poco higiénico para tanta gente.

 

Instalaciones Artealdea Covelo
Ambiente ecléctico y artístico en la parte del patio que da a los baños

 

En fin, ya el último día me enteré que hay unas tazas casi de verdad al lado del pilón, separadas con una tela plástica verde de las de jardín. No llegué a usarlo, porque para un fin de semana, a mí me valía el bidé, jejeje.

 

Peeeeero, mejor dejemos a un lado el tema escatológico y pasemos al resto.

 

Entre esta casita y el comedor, está la cocina, a la que sólo me asomé, no es de paso, es estrechita, y si entras lo único que haces es molestar.

 

El comedor está en la siguiente casa y tiene mesas tanto dentro como fuera, bajo la parra. Es un sitio muy agradable, lo malo es que con el calor, si estabas al sol, te torrabas. A las horas de comer, ibas, cogías un plato y cubiertos y te servías. Después, a fregarlo en unos barreños que ponen, secarlos, y dejarlos en su sitio para los siguientes usos. Todo muy colaborativo, a mí me recordaba a mis tiempos de scout.

 

En los alrededores de este núcleo central y junto al escenario, montan puestecitos para comprar cosas o comer y beber durante las actuaciones. Un poco más arriba tienen una tetería donde puedes beber chupitos de crema de orujo a un euro, y justo al lado, fuera, ponen una pianola de las que tocan solas, preciosa. El dueño nos estuvo explicando el funcionamiento.

 

Pianola en funcionamiento
El piano que suena solo

 

Partituras para piano que suena solo
Los rollos de distintos estilos para el piano «fantasma»

 

Y hasta aquí la logística del lugar. Como he dicho antes, todo muy enxebre. Aunque no del gusto de todo el mundo.

 

El final, ¡en la próxima entrada!

Programación Artealdea 2018

Artealdea 2018. Primer movimiento.

publicado en: Conciertos, Música | 0

El fin de semana del 4-5 de agosto estuve actuando en Artealdea, ¿lo conocéis?

 

Artealdea es un festival de las artes un tanto curioso que se celebra en O Piñeiro de Areas, en el municipio de Covelo, Pontevedra. Tengo amigos en la provincia, y en la no tan lejana Santiago, pero no había oído hablar de esto nunca.

 

Tras mi vuelta y buscando, encontré algo más de información sobre el organizador, Luis Alberto García Tejedor, Gigi de nombre artístico. Os dejo aquí un link con la presentación y la entrevista que le hicieron en Radio Euskadi hace unos años. Su entrevista es a partir del minuto 31 aproximadamente.

 

¿Y cómo llegué hasta allí? Pues muy sencillo, todo viene por un amigo que toca conmigo en Celeste 21. Miguel, de Quesófagos, toca también en una big band, la Walter Sax Academy.

 

Parece ser que el director, Walter Geromet, conoce al organizador del festival. Hace un par de años fueron en formato cuarteto, y este año, iban a ir ya con toda la big band.

 

Hasta aquí, yo no estaba implicada. Pero al ser verano, hubo miembros de la banda que no podían acudir, así que Miguel tiró de contactos de Celeste 21, y nos animó a un trompeta y a mí a apuntarnos a los ensayos y al evento. También consiguieron un par de personas más de otra banda.

 

Como este tipo de saraos me encanta, y además, así me obligo a tocar un poco más en verano, a ello que me apunté.

 

Los ensayos fueron, para mí, pocos, porque yo no conocía los temas. Bueno, los temas son archiconocidos, pero menos uno, no los había tocado nunca. Afortunadamente, como tenía un papel cuarto, las partituras no eran complicadas. He de decir que esta big band sólo tiene saxofones (además de la percusión y los instrumentos armónicos), y los papeles de trombón y trompeta los hacen también saxofones. A mí me dieron la trompeta cuarta, estupendo para pasar un poco desapercibida, jejeje. La verdad es que me acogieron muy bien en la banda, hay muy buen rollo. ¡Está claro que la música une un montón y eleva el ánimo!

 

Aquí está el programa que llevábamos al concierto:

 

1 – Am I blue

2 – Big Spender. Yo conocía la versión de Queen, pero el primer link es la versión que llevábamos.

3 – Cry me a river

4 – I just wanna make love to you

5 – Rehab. En ésta, los coros los hacíamos también los músicos, ¡qué divertido! Y algunos hacían palmas.

6 – Feeling good

7 – Hit the road, Jack

8 – Knock on wood

Bises

9 – Peter Gunn. Este tema también lo tocamos en Celeste 21, ¡y me flipa!

10 – Respect. Aquí todavía no había muerto Aretha Franklin, una gran pérdida.

 

Como veis, un programa muy swing y muy bonito. Todas, menos el Peter Gunn, son cantadas. Y la cantante, Cris de la Osa, tiene un vozarrón, y canta genial. Así que todo pintaba para pasarlo muy bien (spoiler: ¡y así fue!)

 

En la próxima entrada os seguiré contando más cositas sobre Artealdea.

Concierto James Rhodes

James Rhodes en El Escorial

publicado en: Conciertos, Música | 1

El viernes 3 de agosto, 2018, fuimos a ver al pianista James Rhodes en el Teatro Auditorio San Lorenzo de El Escorial.

 

Yo no había oído hablar de él, pero últimamente suena mucho su nombre. De hecho, una de las cosas que se dicen es que es como una estrella de rock: no es especialmente virtuoso, pero transmite. Y eso, llevado al mundo de la música clásica, es casi un milagro, ya que es precisamente el virtuosismo lo que impera en este ámbito.

 

El caso es que nos fuimos a ir a verle a El Escorial. El programa era:

 

1 – J.S. BACH: Partita n.º 1 en Si bemol, BWV 825
2 – F. CHOPIN / M. BALAKIREV: Romanza del Concierto n.º 1 en Mi m, Op. 11
3 – F. CHOPIN: Balada n.º 3 en La bemol, Op. 47
4 – S. RACHMANINOV: Preludios Op. 3, n.º 2 y Preludios, Op. 32 n.º 13

 

Programa concierto James Rhodes El Escorial
Programa del concierto con el piano esperando al fondo

 

James Rhodes apareció en el escenario con vaqueros, deportivas, y una sudadera, cómo no, de Bach. Así lo dijo, que le encantaba Bach, señalando el nombre.

 

Tengo que reconocer que a Bach le tengo manía. Vale, es un genio y todo eso, pero yo estudié piano de pequeña, y todos los años tenía que preparar preludio y fuga de Bach, y al final terminé cogiéndole manía. Que conste que su Badinerie para flauta me chifla, pero me cuesta, me cuesta… Aunque como he dicho, no le niego la genialidad. Soy más de Chopin, ¡así que me encantó el programa!

 

Rhodes empezó la presentación en castellano, pero dice que aunque lleva un año viviendo en España, no controla todavía bien el idioma (¡ya quisiéramos muchos hablar el inglés como él el castellano!) y se pasó al inglés. Afortunadamente, se le entiende muy bien. Aunque creo que dio demasiado por hecho que el nivel de ese idioma es alto por estos lares, jejeje.

 

Por cada obra daba una pequeña explicación del autor y la obra, como la timidez de Chopin, la adaptación de la Romanza a obra sólo de piano, sin orquesta… haciendo así el concierto muy ameno y educativo.

 

Para cada presentación, se ponía las gafas y cogía el micro. Se le nota retraído en los gestos, mirando un poco hacia abajo, como si le costara enfrentarse a la atención de tanto gente. A pesar de ello, es muy divertido en las explicaciones. Y reivindicativo, lanzó además un «fuck you Donald Trump» y un «fuck you judges of la manada».

 

A la hora de interpretar, deja las gafas y el micro, y sin partituras, se sienta al piano, a soltar todo lo que lleva dentro. Es entonces cuando se le ve en su salsa, en su mundo, disfrutando de cada nota. Conociendo su biografía, es perfectamente entendible. Tenemos que dar gracias a la fortuna, el karma o lo que sea, para que siga vivo a pesar de sus intentos de suicidio, pues gracias a ello nosotros podemos disfrutar de su talento para transmitir la música que le salvó. No sé si fue virtuoso o no, pero nos mantuvo a todos pegados a la silla y en silencio.

 

Cuando parecía que el concierto había llegado a su fin, nos deleitó con unos bises, algo insólito en un recital clásico de piano:

 

1 –  «Marcha del Coronel Bogey», que se hizo famosa gracias a la película «El puente sobre el río Kwai». Tocada a piano, no sé qué versión era, ¡pero sonaba genial!

2 – Gluck, «Orfeo y Eurídice», tema de la vuelta del infierno

3 – «Nana», de Brahms

 

Igualmente interpretados maravillosamente.

 

Y así, tras aplausos y más aplausos de un auditorio lleno, con gente de distintas nacionalidades y edades desde niños hasta mayores, finalizó el concierto.

 

Volveremos a verle. Personas como James Rhodes deben saber que su vida merece la pena, pues hacen más bonito el mundo: con su música y sobre todo con su lucha para hacer justicia contra los abusos.

 

Ya sabéis que en los comentarios podéis contarnos si le conocíais, le habéis visto o lo que os apetezca 🙂 .

Luminoso anunciando el concierto de Iron Maiden

Concierto de Iron Maiden en Madrid julio 2018

publicado en: Conciertos, Música | 0

El pasado sábado 14 de julio estuvimos en el concierto de Iron Maiden, en el Wanda Metropolitano, en Madrid.

 

Es otro de los grupos míticos de los que no soy realmente fan, pero me gustan, y me lo paso muy bien en sus conciertos. Así que cuando mi pareja me pregunta si me apetece ir, digo que sí sin dudarlo. A él le encantan, tiene todos sus discos, así en fila formando a Eddie:

 

Cd's de Iron Maiden formando a Eddie
¡Eddie en CD!

 

Una de cal… 

 

El concierto fue, valga la redundancia, un conciertazo. La puesta en escena, donde no faltaron ni fuegos artificiales, ni lanzallamas controlados por Bruce Dickinson, ni un avión de combate, ni un Eddie enoooorme, fue espectacular. Cada vez se superan más a sí mismos.

 

Respecto a los temas, no hubo sorpresas. El playlist fue el que ya todos teníamos (cosas del «internés»), y en el que no faltaron «The Tropper», «The wicker man», «Fear of the dark», «The number of the beast», «Run to the hills»… Jejeje, en «The Tropper», Eddie y Dickinson se pusieron a pelear espada en mano:

 

 

Y es que resulta que Dickinson, no es sólo piloto de aviones, sino que también practica la esgrima y compitió a nivel internacional. Cuentan por ahí (no tengo claro si es real o mito, depende de la fuente), que le invitaron a participar en Barcelona ’92 con el equipo inglés, pero que lo rechazó porque empezaba gira con Iron Maiden. Lo que sí demuestra en el escenario es que, a pesar de sus casi 60 años (los cumple el próximo 7 de agosto), está en plena forma.

 

Al final del concierto, la gente empezó a salir, pero nosotros esperamos a la confirmación final: al igual que siempre suena «Doctor doctor» de UFO al comienzo de sus conciertos, siempre terminan con «Always look at the bright side of life»:

 

 

Ahí sí, en cuanto suenan los primeros acordes, sabemos que el espectáculo ha finalizado, bueno, más bien pausado hasta la próxima ocasión.

 

Y otra de arena 

 

Pero no todo fue tan bonito y maravilloso como hubiésemos querido todos. Aunque no tuvo que ver con el concierto en sí.

 

El problema fue el recinto. Hace un par de años, el concierto fue en el antiguo Palacio de los Deportes, y me encantó. Este año ha sido en el Wanda Metropolitano, recién inaugurado para conciertos. Iron Maiden han sido los segundos, pero los primeros en cuestión de potencia guitarrera.

 

Y ése ha sido el problema, demasiada potencia para tan poco sitio. El estadio es grande, pero tiene mucho eco. Sí, al principio la voz no se oía nada. De hecho, en el «speech» que echó Dickinson entre canciones, al principio, se notaba muchísimo eco. No se entendía lo que decía. Y claro, aunque los técnicos de sonido se lo curraron y mejoraron un montón, lo que hay es lo que hay. El eco no se va a ir, porque el estadio está hecho para fútbol y no para música. En eso, el Calderón sí era bueno. Lo estuvimos hablando, y creemos que puede ser por la forma del estadio, paredes más o menos verticales que provocan más o menos eco.

 

En fin, si sólo fuera eso, tampoco sería tan malo. Pero es que además, los servicios del estadio son muy malos. Colas inmensas para coger algo de comer y de beber, y encima había cosas que ya no tenían antes de empezar el concierto de Iron Maiden. Debe ser que con los teloneros se agotaron las existencias. Hay muy pocos puestos, y eso que no lo comparamos con el Wizink, que en cada esquina tienes algo para comer. Los baños, hay bastantes y la cola iba rápida, pero no estaban limpios. Teniendo en cuenta el volumen de gente que se esperaba, tienes que tener a mucho personal limpiando y poniendo papel, cuidando un poco la imagen del sitio.

 

A lo mejor en el fútbol no se llena tanto, o se escalonan para ir a comprar cosas o al baño, pero para los conciertos todavía les queda mucho por aprender. Esperemos que a futuro lo mejoren.

 

Conclusión

 

A pesar de todo, salí entusiasmada. Si tenéis ocasión de verlos en directo alguna vez, id, que merece la pena. Destacar también la variedad de gente que va a ver a Iron Maiden: niños con sus padres, parejas de todas las edades, grupos de amigos…

 

Me quedo con ganas de repetir. Eso sí, en un sitio de mejor acústica.

 

¿Y vosotros estuvisteis? ¿Qué os pareció? Ya sabes, puedes contárnoslo en los comentarios 🙂 .

Cartel Fado Mário Fernandes Ponta Delgada junio 2018

No sólo de tristeza vive el Fado

publicado en: Conciertos, Música | 0

La segunda quincena de junio nos fuimos de vacaciones. Aprovechando que todo el mundo se va en verano, nosotros nos adelantamos. Por cierto, necesitábamos este descanso, puf…

 

Este año hemos repetido destino. Bueno, re-re-repetido, jejeje, es la cuarta vez que vamos.

 

¿Y qué destino es ése tan maravilloso que nos hace volver una y otra vez? Pues San Miguel, la isla principal de las Azores. Ahí, en medio del Atlántico. Tranquilidad, mar, jardines… verde y azul por todos lados, me encanta. Mucha agua, tanto por el océano como por sus piscinas naturales y pozas de agua caliente. Relaxing total.

 

Y aunque mucha gente no tiene muy claro dónde situar las Azores (me las confunden con Madeira), y siendo como es San Miguel una isla pequeña, se nota que pertenece a Portugal. ¿Qué quiero decir con esto? Pues que les gusta mucho la música, el jazz, y cuidan todo lo relacionado con ello.

 

Primer acto: aeropuerto de Oporto

 

Para empezar, hicimos escala en Oporto, y allí en la terminal, en la zona de embarques, tienen un escenario montado para amenizarte la espera. No pude evitar salir disparada a grabar cuando oí Scrapple from the apple. Con improvisación incluida:

 

 

Segundo acto: Ponta Delgada

 

Una vez allí en Ponta Delgada, tenemos la costumbre de ir a cenar un día al restaurante Colégio 27, que tiene actuaciones de jazz ambientando las cenas. Pero oh, desilusión, estaban de reformas.

 

¡Pero no nos íbamos a quedar sin nuestra actuación! Resulta que han abierto una tienda/restaurante de productos, Casa do Bacalhau (sí, el producto principal es el bacalao), que los fines de semana organiza cenas con actuación de Fado. Así que reservamos para la sexta feira (¡viernes!) por la noche, para la actuación de un tal Mário Fernandes. Acompañado a la guitarra portuguesa de Alfredo Gago da Câmara, y a la viola de fado de Dinis Raposo.

 

Cartel Fado Mário Fernandes Ponta Delgada junio 2018
Cartel a la puerta del local

 

Mi desconocimiento de este género es absoluto, y me tuve que informar. La guitarra portuguesa me recuerda al laúd, tiene 12 cuerdas, y la viola de fado es como llaman a la guitarra española. A primera vista, yo pensaba que era el revés 🙁 .

 

Y allí nos fuimos el viernes 22 de junio, a las 20:00, que era la hora fijada (fuimos los primeros, para que digan de la puntualidad española, jejeje).

 

La cena consistía en un buffet formado por dos platos de bacalao (lomos y bacalao espiritual), con acompañamientos de ensaladas. Todo riquísimo, hay que decirlo. También buenísimo el vino que elegimos, el Frei Gigante, de la isla de Pico (otra de las azorianas).

 

Viandas Casa do Bacalhau Ponta Delgada
Aperitivos y carta, ¡qué rico todo!

 

Sobre las 21:00, cuando ya más o menos todos estábamos acabando nuestros platos, empezó el concierto. Los tres artistas se situaron bajo uno de los arcos del local:

 

Músicos concierto Fado en Azores junio 2018
¡Comienza el concierto!

 

Mario Fernandes hizo la presentación en inglés, porque todos (o casi todos) éramos extranjeros. También comentó que algunas partes las cantaría en este idioma… resultó que cada cierto tiempo decía: «In English!!». ¡Y se ponía a cantar «la la la laaaa»! La verdad es que fue muy simpático, nos reímos mucho.

 

El caso es que, como he comentado, mi desconocimiento de este género es absoluto. Por ejemplo, siempre he pensado que el fado es triste. Sí, como muy triste, la pobre mujer cantando con la voz rota… ¡y eso que no entiendo la letra! Es uno de los puntos que mencionó el artista, que todos creen que el fado es triste, y que no es así.

 

De hecho, cantó un par de temas propios de su tierra, Lisboa, y eran alegres. En general, me soprendió porque no me parecieron en absoluto canciones tristes.

 

A lo mejor influye que una voz femenina suena más rota y triste, no lo sé… porque este hombre tiene una voz preciosa y potente, y transmite mucho. También puede ser que el poco fado que he escuchado es lo que más suena y pudieran ser precisamente los temas tristes.

 

Primer plano concierto Fado en Azores junio 2018
Algún tema triste sí que interpretó

 

Los músicos que le acompañaron son también muy buenos, además, hubo otros dos colaboradores, un hombre y una mujer (lo siento, no me quedé con sus nombres), que se salieron.

 

Y entre guitarras, bacalao y lalalás, la conclusión de todo esto es que ¡me gusta el fado! O al menos, es un género que quiero seguir explorando. De hecho, nos llevamos el cd que tenía Alfredo Gago da Câmara, que encima, nos lo firmó.

 

Una experiencia maravillosa, y que repetiremos la próxima vez que vayamos a Ponta Delgada. Que la habrá.

 

Tercer acto: regalito para descubrir Azores

 

Os dejo una pequeña guía de Sao Miguel. Este año una amiga se ha animado a ir, de todo lo que le he hablado, y le mandé esta información, que siempre viene bien. Está prácticamente como el mail que le escribí, digamos que estilo informal 🙂 .

 

Ah, en el centro de Ponta Delgada hay que pagar por aparcar. Si os animáis a ir, y queréis que os diga si cerca de vuestro alojamiento se puede aparcar o no, decidme. ¡O lo que haga falta, preguntadme sin problemas!

 

En Wind of hats tratamos tus datos con la máxima confidencialidad posible. Sólo usamos los datos proporcionados para contestar a tu solicitud de contacto. Puedes solicitar su borrado en cualquier momento, simplemente mandado un mail a info@windofhats.com.

 

Queen + Adam Lambert previo concierto

Concierto de Queen + Adam Lambert en Madrid, 09 de junio de 2018

publicado en: Conciertos, Música | 0

El pasado sábado 9 de junio, teníamos una cita con los más grandes. Obviamente, es mi humilde opinión, pero creo que Queen es un grupo completo, con una gran trayectoria, y músicos de calidad. Y no se puede negar que es uno de los mejores grupos de la historia. No digo que sea el mejor, pero sí está entre los mejores.

 

Bueno, que me lío. Que no voy a hablar de su trayectoria, sino del conciertazo que ofrecieron el pasado sábado 9 de junio en Madrid, en el Palacio de los Deportes.

 

PUESTA EN ESCENA

 

En su momento pensé que las entradas eran caras, pero sólo la impresionante puesta en escena, todo luces, imágenes y demás, hace que haya pagado con gusto cada euro de la entrada. El robot metálico de ojos rojos que salía en la portada del disco «News of the world», es el encargado de levantar el «telón», dando comienzo al concierto. No con puntualidad británica, pero sólo fueron 15 minutos de retraso. Seguro que hubo público que llegó todavía más tarde.

 

El escenario tiene un brazo central que entra hacia el público, y que emula un mástil de guitarra. De ella «salen» Frank, una batería y hasta una bicicleta, llevada con mucha gracia por el cantante que gira ahora con Queen: Adam Lambert.

 

Adam Lambert sobre bicicleta
Biclycleeeeee race!

 

Frank el robot aparece un par de veces más durante el espectáculo, y el efecto está conseguidísimo. Impresiona verle.

 

Queen, Adam Lambert y Frank
La cabeza de Frank saliendo del suelo con Adam Lambert

 

También es impresionante el juego de luces de todo tipo que despliegan: bolas emulando las discotecas sesenteras, luces que parecen toldos… Incluso hacen que en un momento dado parezca que Brian May, durante su solo de guitarra, esté sobre la vía láctea:

 

Brian May y Frank entre estrellas
Brian May (ahí en pequeñito) y su solo de guitarra.

 

ARTISTAS

 

En este mundo sólo ha habido un Freddie, y así lo dijo Adam Lambert. Pero Adam Lambert, a pesar de no ser Freddie, tiene un nivelazo. Una voz clara, que sabe dominar, y que llega con facilidad a los agudos. Además, como dijo mi pareja, es una diva, y eso es precisamente lo que casa tan bien con Queen: una diva, extravagante y exagerado. Pero buen artista y profesional como la copa de un pino.

 

De la formación original sólo quedan Brian May, uno de mis astrofísicos favoritos (yo es que también estudié físicas, jejeje), impresionante a la guitarra y con gran protagonismo durante todo el concierto, y Roger Taylor, el batería. Bueno, ambos son también compositores y cantantes, que se marcan varios temas sin problema.

 

REPERTORIO Y EMOCIONES VARIAS 

 

Del repertorio que cantaron, no faltaron las más conocidas y queridas por todos: «I want to ride my bicycle», «Fat bottomed girls», «I want it all», «The show must gone on», «Radio Gaga», «We will rock you»… Y cómo no, «Bohemian Rapsody»:

 

 

Echamos de menos el tema «Friends will be friends», pero entendemos que todo no pueden entrar en el repertorio, lástima de no poder tener un concierto de 24 horas.

 

Pero sin duda, el momento más emocionante fue cuando Brian May, guitarra española en mano, toma asiento en la parte delantera del escenario, y hablando en castellano, dice que sabe dónde está, para luego arrancarse con El concierto de Aranjuez, pasando a Love of my live. Y aquí, pasó esto:

 

 

Sin palabras, a puntito de echar la lagrimita. Qué maravillosa es la técnología cuando se usa para cosas tan bonitas como ésta.

 

Ah, y no fue la única aparición de Freddie, también se lanzó a retarnos a hacerle la réplica:

 

 

El concierto pasó rapidísimo, y eso que fueron dos horas. De pronto nos encontramos escuchando God save the Queen. Todos sabemos que eso marcaba el fin de este espectáculo, pero no debemos olvidar que, en el espectáculo de la vida, «The show must go on».

 

 

 

 

 

 

Escenario teatro Nuevo Alcalá Madrid concierto Apocalyptica abril 2018

Crónica de un apocalipsis

publicado en: Conciertos, Música | 0

Ayer fue el día del concierto de Apocalyptica. Así que hoy vengo dispuesta a hacer la crónica, jejeje. Bueno, mi crónica. No esperéis una entrada exhaustiva ni sesuda, porque simplemente me gustaría contaros cómo fue, lo bien que me lo pasé, y cómo se cumplieron de sobra mis expectativas. Me gusta la música, pero no soy lo que se dice experta en Metallica o Apocalyptica.

 

El concierto fue en el teatro «Nuevo Teatro Alcalá», en la calle Jorge Juan, 62, de Madrid. Muy cerquita de la parada de metro de Príncipe de Vergara, líneas 9 y 2. Estupendo para llegar cómodamente.

 

Había visto ya que las entradas estaban agotadas, con lo cual, era de esperar el llenazo que había. Aunque las dos personas que se tenían que haber sentado a mi izquierda debieron de tener algún percance y no fueron, con lo que esas dos butacas quedaron vacías. Mejor, nos vinieron al pelo para dejar los abrigos 😀 .

 

Teatro Nuevo Alcalá Madrid concierto Apocalyptica abril 2018
El público entrando

 

Escenario previo concierto Apocalyptica abril 2018 Madrid
El escenario también estaba expectante

 

El concierto empezó como un cuarto de hora más tarde de la hora prevista (20:30). Nada exagerado, teniendo en cuenta que la gente estaba haciendo cola en las barras, ¡y no vas a empezar si no has conseguido servir a todo el mundo!

 

Y entonces, bajaron las luces, y tacháaaaan, ¡dio comienzo el espectáculo! Espectáculo de verdad…  Ahí aparecieron los cuatro chelistas, con pinta total y absoluta de finlandeses. Iban todos de oscuro, y menos uno de ellos, Antero Manninen, que iba de traje y con gafas de sol, el resto iban de sport. A lo largo del concierto ya demostraron que su papel es precisamente ése, el de estirado que toca pero no sonríe. ¡Aunque conseguimos que sonriera algo! Aunque tiene mucho temple interpretando su papel, todo hay que decirlo. Este miembro del grupo ha tenido épocas de estar fuera de la banda, aunque ahora, como dijeron ayer, ha vuelto a casa.

 

Y empezó el concierto, con el tema, «Enter Sandman», que es el que abre el disco de la gira (recordemos, 20 años de su Plays Metallica by Four Cellos). Y durante toda la primera parte tocaron el disco al que hacían homenaje. En el mismo orden, una tras otra, como era de esperar en una banda venida del norte (fama inmerecida de cuadriculados que tenemos, jejeje  😀 ).

 

Apocalyptica en Madrid abril 2018
Cuatro artistas como la copa de un pino

 

Sin embargo, fueron muy simpáticos, hubo bromas, saludos, risas…

 

Tras el tema Welcome Home, hicieron una pausa, durante la cual el escenario cambió. Quitaron los paneles y apareció la batería.

 

Escenario teatro Nuevo Alcalá Madrid concierto Apocalyptica abril 2018
Esperando ansiosamente la segunda parte

 

Cómo no, entraron y presentaron a Mikko Sirén, el batería que se incorporó en 2005.

 

Como ellos dijeron, aquí empezó el concierto heavy de verdad. Y ni cuadriculados ni nada, estuvieron moviéndose por el escenario prácticamente todo el rato. No parecía que llevaran cellos, sino guitarras. Para arriba, para abajo, el pedal de distorsión… Y menuda rapidez de digitación, impresionante (yo es que me fijo en esas cosas). Decían que «Battery» no podían tocarla antes por ser difícil… ¡pues ayer parecía que iban de paseo! Pusieron a todo el mundo en pie, ¡para qué estar sentados! No faltó un guiño a «Thunderstruck», de AC/DC, coreado por todos.

 

Apocalyptica en Madrid abril 2018 segunda parte
¡Dándolo todo!

 

Apocalyptica en Madrid abril 2018 segunda parte con batería
Un no parar

 

Lo que a mí más me impresionó, sobre todo como música aficionada, es que, en medio del fragor de la primera parte de la batalla (digooooo, del concierto…), en «Creeping Death», apareció un tipo del lateral del escenario, con una lucecita y se pone al lado de Eicca Toppinen, alumbrando la parte de arriba del mástil. Y fijándome, ¡veo que lleva una cuerda de chelo! Como que se le había roto una de las cuerdas, y ahí en medio fue capaz de cambiarla en «cero coma», y lo más alucinante… ¡¡dejarla afinada!! No toco instrumentos de cuerda, pero tengo compañeros que sí, y no me parece sencillo tener que desenganchar arriba y abajo la cuerda rota, enganchar la nueva en los dos sitios, y tensarla lo justo y necesario. Como comentábamos hoy, si eso le pasa a un guitarrista, se la cambian por otra y listo.

 

En conclusión, me lo pasé pipa y mereció mucho la pena. Ah, sí, claro, uno de los bises fue, cómo no, «Nothing Else Matters». ¡Si no lo tocan, no les dejamos marcharse! Por mucho chelo diabólico que tengan…

 

El chelo del infierno de Apocalyptica
From hell!

 

 

Y si queréis recibir directamente las crónicas y noticias, ¡suscribiros!

 

Conciertos y sombreros primavera

Conciertos de primavera

publicado en: Conciertos, Música | 0
ACTUALIZADO

Ya estamos en primavera, aunque nadie lo diría por el frío, ¡si ha empezado nevando!

 

Pero seguro que enseguida empieza a pegar el sol y el calorcillo. Ya sabéis que podéis encargarme una pamela como las siguientes para iros preparando 😀 .

 

 

¡Y qué mejor manera de empezar la estación que recopilando los próximos conciertos que se acercan!

 

Esto no pretende ser una guía de todos los conciertos en Madrid, que ya existen varias y son fantásticas, sino una recopilación de los próximos conciertos a los que voy a ir yo, ya sea tocando o como espectadora. La verdad es que la temporada viene cargadita.

 

CONCIERTOS PROPIOS CON CELESTE 21

 

Como ya comenté en una ocasión (y si no es un buen momento para recordarlo, jejeje), yo toco el saxofón alto en Celeste 21. Celeste 21 es una agrupación, tipo big band, que pertenece a la FOSC, Fundación Orquesta Sinfónica de Chamartín:

 

Celeste 21

 

Es una fundación que, además de orquesta profesional, tiene varias agrupaciones de aficionados, como en la que yo toco. Y en estos próximos meses tenemos varios conciertos, un poco de todo tipo.

 

ABRIL

 

Sábado 7 de abril de 2018, 11:30 – Sala Sinfónica Auditorio Nacional de Madrid

 

Comenzamos Abril con un concierto en el Auditorio Nacional, sala Sinfónica. Para este concierto, que hacemos todos los años, contamos con todos los grupos de la fundación y con el colegio Maravillas – La Salle, que tiene sus propios grupos. Así, sí podemos llenar esta maravillosa sala.

 

La temática es de música de películas. Os pongo la información del mismo, y por si os animáis, un par de enlaces para comprar las entradas, todas a 10 eurillos. Están casi agotadas, así que ¡corred, insensatos, corred!

 

FOSC – Concierto Auditorio

 

Auditorio nacional

 

Atrápalo

 

 

Sábado 21 de abril de 2018 – CC Lázaro Carreter POSPUESTO: Avisaré de nueva fecha

 

Nos ha surgido este concierto, en este centro cultural de la zona de Carabanchel, para el sábado 21 de abril, por la tarde. Es la primera vez que tocamos en este sitio, normalmente tocamos en el CC Alfredo Kraus, en Mirasierra, o en el CC Salmerón, por la zona del parque de Berlin. Que son los centros culturales cuyas clases de música gestiona la Fundación.

 

Pero esta vez nos «trasladamos». Llevaremos un programa variado, más propio de nuestra agrupación, Celeste 21, ya que no compartimos escenario con nadie.

 

En estos casos, la entrada es gratuita. Suele ser necesaria una entrada que se puede recoger desde el día anterior en el propio centro cultural. Aunque normalmente el mismo día sigue habiendo sitios libres. Os pongo los datos por si os apetece pasaros:

 

CC Lázaro Carreter en Madrid

 

MAYO 

 

Sábado 19 de mayo de 2018, 14:00 – Parque Gloria Fuertes

 

En este parque ya hemos tocado en un par de ocasiones. Aprovechando que a estas alturas del año ya ha empezado el calorcito, nos echamos a la calle, y se monta un escenario en este pequeño parque, en la plaza de Perú.

 

Obviamente, este concierto es totalmente gratuito, puedes venir a pasear con el perro, con los niños o a leer un libro, mientras escuchas música agradable de fondo. Estaremos tocando Celeste Classic, que es la agrupación que, como su nombre indica, toca clásico, y nosotros, Celeste 21. El repertorio será el estándar de cada agrupación.

 

JUNIO

 

Domingo 3 de junio de 2018, 12:00 – Teatro Reina Victoria

 

Ya en la temporada pasada, la FOSC organizó unos conciertos dominicales, a la hora del vermú, en este teatro, y en ésta, repetimos el ciclo.

 

A Celeste 21 nos toca el domingo 03 de junio, ¡un concierto con magia!  Por trabajo no pude ir en la otra ocasión, pero esta vez no me lo pierdo.

 

Han puesto a la venta un abono de temporada, os dejo el enlace con todos los conciertos incluidos y los precios, y el enlace del teatro:

 

FOSC – Conciertos Teatro Reina Victoria 

 

Reina Victoria – Celeste 21

 

 

CONCIERTOS COMO ESPECTADORA

 

ABRIL

 

APOCALYPTICA

 

Lunes 9 de abril de 2018, 20:30 – Teatro Nuevo Alcalá

 

Como no solo de jazz y swing vive Ruth, o sea, yo, tengo que reconocer que el heavy (el clásico y melódico, nada estridente), me encanta. Ains, todavía recuerdo el concierto de Helloween del pasado diciembre en Madrid, ¡cómo lo disfruté!.

 

Total, que tenemos entradas para ir a ver a Apocalyptica, con sus chelos, a un concierto en teatro. Están de gira con motivo del vigésimo aniversario de su disco debut, «Plays Metallica by Four Cellos», publicado en 1996, ¡así que la cosa promete!

 

Por si no les conocéis, os pongo un link a su página:

 

Apocalyptica

 

y dos vídeos:

 

Nothing else matters (el clásico más conocido de Metallica):

 

Nothing else matters

 

Enter Sandman (éste lo pongo porque es una de las preferidas de mi chico):

 

Enter Sandman

 

MAYO

 

SERGIO DALMA

 

Viernes 4 de mayo de 2018, 21:00 – Teatro Circo Price

 

En este caso, me han arrastrado hasta aquí. Bueno, no tan literalmente, pero casi… A mi chico, al que quiero mucho, no sólo le gusta también el heavy, sino la música romanticona, y aunque mucha gente no me cree, es él el que quiere ir a ver a Sergio Dalma. Lo peor de todo es que no es la primera vez que vamos a verle, jejeje. En honor a la verdad, tengo que decir que es buen cantante, un buen frontman y simpático. Los conciertos son buenos, y las canciones clásicas y conocidas. Cómo no, canta sus éxitos de siempre, y se agradece poder cantar a pleno pulmón canciones de la adolescencia 😉 .

 

JUNIO 

 

QUEEN

 

Sábado 9 de junio de 2018, 21:00 – Palacio de los Deportes de Madrid (WiZink Center)

 

No podíamos terminar la temporada, sin un pedazo concierto donde los haya. Ya no tenemos a Freddie Mercury entre nosotros, pero Queen ha decidido seguir, incorporando como cantante a Adam Lambert:

 

Queen

 

Estoy bastante expectante e ilusionada con este concierto, ya que hemos visto al grupo tributo, «Dios salve a la Reina – God save the Queen», y nos encantó, así que no podemos esperar menos del original.

 

Pues como veis, viene bastante cargadita la temporada. Y vosotros, ¿tenéis algún concierto a la vista esta primavera? Si necesitáis algún sombrero o tocado, mirad lo que hay disponible en tienda:

 

¡ENCUENTRA TU SOMBRERO!