Partituras e improvisación

Sobre improvisación

publicado en: Inspiración y creatividad | 0

Estoy estos días dándole vueltas al tema de la improvisación. Y es que a poco que te guste un poco el jazz, siempre se tiende a hacer algo de impro. Y como oigo opiniones de todo tipo al respecto, quería expresar la mía.

 

No soy muy ducha en este tema, pero tengo un buen profesor y algo estoy aprendiendo. Además, hay cosas que puedo deducirlas yo misma.

 

Supongo que como en cualquier tema, todos creemos que sabemos mucho y que nuestras ideas son las realmente válidas.

 

El caso es que hay gente que se empeña en decir que, para improvisar, hay que guiarse por la melodía, que la melodía sieeeempre tiene que reconocerse. Y yo no estoy de acuerdo. Por supuesto, al principio y cuando no sabes bien cómo improvisar, es lo más fácil y aparente: haces variaciones sobre la melodía.

 

Pero llega un momento en que eso ya no es válido, no. Porque sería repetir todo el rato lo mismo, y eso al final es aburrido. Otra cosa es que la armonía que subyace detrás sí se oiga, y se note en qué parte de la melodía correspondiente estás, pero nada más. No veo yo a ninguno de los grandes que repitan una y otra vez la melodía variándola.

 

Como siempre, son sólo mis ideas. Supongo que habrá miles de teorías de la improvisación, pero yo sólo expreso lo que a mí me han enseñado a lo largo de los años mis profesores.

 

¿Y qué hay que hacer para improvisar? Pues en mi humilde opinión, estudiar mucho.

 

El primer paso es saberse los acordes: mayores, menores, de quinta. Al menos, estos, los básicos. Así, cualquier tema que no sea muy complicado puede improvisarse usando las notas correspondientes a estos acordes.

 

Con los acordes, puedes tocar el tema con las notas de cada acorde en el compás correspondiente. Con un poco de gusto y dando el ritmo adecuado, suena hasta bien si sólo se tocan las terceras. Y luego se añade alguna notita más. Claro, hay que hacerlo bien, yo en esto soy muy torpe y me queda fatal. Pero es una forma de marcarse una vuelta de improvisación y librar el tema.

 

Si además hay alguna estructura de II, V, I, pues con la escala correspondiente al I pueden tocarse todos esos compases.

 

Puede parecer poca cosa, pero bien hecho suena genial, y no hace falta quedarse sólo en la melodía. ¿Que es más aburrido y soso que la melodía? Puede ser, pero es algo tuyo, que creas en ese momento, y ése es el objetivo de improvisar: expresar mediante la música lo que cada uno de nosotros tenemos dentro.

 

Y recuerda: sólo un buen músico puede darte lecciones sobre este tema. Como en todo en la vida, el movimiento se desmuestra andando, y en este tema la experiencia es básica.

 

Puedes dejar tu opinión en los comentarios. Serán bienvenidos siempre que sean respetuosos.

 

Y si quieres recibir las notificaciones cuando vuelva a hablar sobre el tema, puedes suscribirte: