Concierto James Rhodes

James Rhodes en El Escorial

publicado en: Conciertos, Música | 1

El viernes 3 de agosto, 2018, fuimos a ver al pianista James Rhodes en el Teatro Auditorio San Lorenzo de El Escorial.

 

Yo no había oído hablar de él, pero últimamente suena mucho su nombre. De hecho, una de las cosas que se dicen es que es como una estrella de rock: no es especialmente virtuoso, pero transmite. Y eso, llevado al mundo de la música clásica, es casi un milagro, ya que es precisamente el virtuosismo lo que impera en este ámbito.

 

El caso es que nos fuimos a ir a verle a El Escorial. El programa era:

 

1 – J.S. BACH: Partita n.º 1 en Si bemol, BWV 825
2 – F. CHOPIN / M. BALAKIREV: Romanza del Concierto n.º 1 en Mi m, Op. 11
3 – F. CHOPIN: Balada n.º 3 en La bemol, Op. 47
4 – S. RACHMANINOV: Preludios Op. 3, n.º 2 y Preludios, Op. 32 n.º 13

 

Programa concierto James Rhodes El Escorial
Programa del concierto con el piano esperando al fondo

 

James Rhodes apareció en el escenario con vaqueros, deportivas, y una sudadera, cómo no, de Bach. Así lo dijo, que le encantaba Bach, señalando el nombre.

 

Tengo que reconocer que a Bach le tengo manía. Vale, es un genio y todo eso, pero yo estudié piano de pequeña, y todos los años tenía que preparar preludio y fuga de Bach, y al final terminé cogiéndole manía. Que conste que su Badinerie para flauta me chifla, pero me cuesta, me cuesta… Aunque como he dicho, no le niego la genialidad. Soy más de Chopin, ¡así que me encantó el programa!

 

Rhodes empezó la presentación en castellano, pero dice que aunque lleva un año viviendo en España, no controla todavía bien el idioma (¡ya quisiéramos muchos hablar el inglés como él el castellano!) y se pasó al inglés. Afortunadamente, se le entiende muy bien. Aunque creo que dio demasiado por hecho que el nivel de ese idioma es alto por estos lares, jejeje.

 

Por cada obra daba una pequeña explicación del autor y la obra, como la timidez de Chopin, la adaptación de la Romanza a obra sólo de piano, sin orquesta… haciendo así el concierto muy ameno y educativo.

 

Para cada presentación, se ponía las gafas y cogía el micro. Se le nota retraído en los gestos, mirando un poco hacia abajo, como si le costara enfrentarse a la atención de tanto gente. A pesar de ello, es muy divertido en las explicaciones. Y reivindicativo, lanzó además un «fuck you Donald Trump» y un «fuck you judges of la manada».

 

A la hora de interpretar, deja las gafas y el micro, y sin partituras, se sienta al piano, a soltar todo lo que lleva dentro. Es entonces cuando se le ve en su salsa, en su mundo, disfrutando de cada nota. Conociendo su biografía, es perfectamente entendible. Tenemos que dar gracias a la fortuna, el karma o lo que sea, para que siga vivo a pesar de sus intentos de suicidio, pues gracias a ello nosotros podemos disfrutar de su talento para transmitir la música que le salvó. No sé si fue virtuoso o no, pero nos mantuvo a todos pegados a la silla y en silencio.

 

Cuando parecía que el concierto había llegado a su fin, nos deleitó con unos bises, algo insólito en un recital clásico de piano:

 

1 –  «Marcha del Coronel Bogey», que se hizo famosa gracias a la película «El puente sobre el río Kwai». Tocada a piano, no sé qué versión era, ¡pero sonaba genial!

2 – Gluck, «Orfeo y Eurídice», tema de la vuelta del infierno

3 – «Nana», de Brahms

 

Igualmente interpretados maravillosamente.

 

Y así, tras aplausos y más aplausos de un auditorio lleno, con gente de distintas nacionalidades y edades desde niños hasta mayores, finalizó el concierto.

 

Volveremos a verle. Personas como James Rhodes deben saber que su vida merece la pena, pues hacen más bonito el mundo: con su música y sobre todo con su lucha para hacer justicia contra los abusos.

 

Ya sabéis que en los comentarios podéis contarnos si le conocíais, le habéis visto o lo que os apetezca 🙂 .

  1. JCL

    Tuve la fortuna de estar en este concierto, y tras dejar claro yo no me maqueo para ir al teatro y mi concierto anterior fue el de Iron Maiden, sólo puedo decir una cosa: id a verle.

    Y por supuesto, leed su biografía Instrumental, no es una experiencia agradable, pero es un libro que se debería leer en todos los institutos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.